Seguidores

martes, 24 de abril de 2012

POEMA EN PROSA DEL INQUIETO VIENTO



Fesal Chain

Yo defiendo a Louis Ferdinand Céline, a Ezra Pound,
a Jorge Luis Borges, tal cual defiendo a Cabrera Infante
a Mishima o a Marinetti, por nombrar a algunos
me importa una mierda que sean de una ideología distinta
a las preferencias de las masas uniformadas en clases
en usuras y en consumos de tarjetitas plásticas y malls
o del gusto de los representantes de un mundo podrido
y en bancarrota, porque como dice Cioran
no soy de esos que gritan: "Ponedme las cadenas de la ilusión
mientras me despido de las peregrinaciones del Conocimiento".

No soy de esos que se arrojan " de cabeza en cualquier mitología
que le garantice la protección y la paz de un yugo"
y tal cual aulla el prohibido, digo: "Desde hace quinientos millones de años
la tira de vergas, tubos gástricos, pero, ¿los corazones?...
¡se pueden contar con los dedos!".(1)

En suma, no pertenezco a esos que se dejan llevar como corderos
por los jefes liberales, socialdemócratas y marxistas de terciopelo
o por la chusma embravecida, para no ver que somos lo que somos
por lo que han hecho y rehecho ellos, los vencedores, los vencedores
los vencedores, los vencedores, los vencedores, que se hacen las víctimas

   (1) Celine 

No hay comentarios:

Publicar un comentario